lunes, 24 de junio de 2013

Nuestros océanos están cambiando


Por Alberto M. Sánchez
Inspector Comercial Zona Centro-Levante Suc. Valencia
Previsión Mallorquina

Hace 4 años que practico la pesca submarina. Nunca se me olvidará el primer día que me fui a bucear con un amigo. Estábamos en Moraira (Alicante). Era el mes de julio y la primera sensación que noté fue que el agua estaba helada. Yo no entendía cómo podía cambiar tanto la temperatura del agua de las playas de Valencia con respecto a las de Moraira, pero la diferencia era evidente y tan solo esta a 100 km de Valencia.
                
Todos los años vuelvo a Moraira para practicar este deporte, pero el año pasado me di cuenta que algo pasaba: la pesca había disminuido y, sobre todo, el agua estaba demasiado caliente, y ya no noté  “esa sensación de meterse de golpe en el mar y sentir que el agua esta fría”.

Está demostrado que las aguas de los mares se calientan progresivamente y que esto influye sobre las especies que  habitan en ellos, ya que soportan mal la variación de temperatura, lo que genera un problema para su supervivencia, y ello genera un cambio en sus costumbres. Prueba de ello es que ahora estamos viendo especies en nuestros mares que antes no veíamos.

En 2011, un barco pesquero de Moraira encontró un tiburón de 4,5 metros enganchado a sus redes; ya estaba muerto pero es un hecho extraño, puesto que esta especie de tiburón no es autóctona del mar Mediterráneo.

En 2012, unos buceadores tuvieron  “un desagradable encuentro” con otro tiburón, de otra especie, que medía más de 2 metros... Y, sin ir más lejos, el pasado mes de mayo en la playa de Daimuz (cerca de Oliva - Valencia), a 20 metros de la orilla, avistaron otro tiburón de unos 2,5 metros.

¿QUÉ ESTA SUCEDIENDO?

Las emisiones de dióxido de carbono hacia la atmósfera aumentan progresivamente, lo que está produciendo que la capa de ozono se debilite y que las radiaciones solares no sean filtradas adecuadamente, llegando con más intensidad a la superficie del Planeta. Esto esta favoreciendo el deshielo de los polos y las grandes masas glaciares.

Cuando estas grandes masas de hielo se derriten, generan una gran cantidad de agua dulce y muy fría que llega a los océanos, afectando a las grandes corrientes oceánicas. Está demostrado que gracias a la distribución y movimientos de estas masas de agua, se mantiene el Clima. El agua fría y dulce procedente del deshielo flota debido a que tiene una menor densidad que el agua salada del mar, y esto va acelerando y enfriando los vientos transatlánticos que recorren América, Europa y Asia.
               
A su vez, en otros lugares, la superficie del mar se calienta, y aumenta su evaporación hacia la atmósfera. Pero la atmósfera recalentada, también tiene más capacidad para contener y transportar vapor de agua, lo que hace que se acelere el “Ciclo del Agua”, y, por eso, ahora llueve más en sitios donde antes no solía hacerlo.

Curiosidades del mar Mediterráneo

El Mediterráneo es el mar con las tasas más elevadas de hidrocarburos y contaminado del mundo.

Desde los años 90 del siglo pasado, se ha venido observando un acusado y progresivo aumento del nivel del mar de entre 2,5 y 10 mm por año, causado en parte por el incremento del volumen de agua producido por el deshielo de los casquetes polares.

Se ha observado también, un progresivo aumento de su temperatura, lo que está produciendo que especies marinas propias de mares de aguas más cálidas, estén ahora habitando nuestras costas. Parece evidente que todo esto es

debido al famoso “Cambio Climático”.

¿QUE COSAS  PODRIAMOS  HACER, A NIVEL INDIVIDUAL, PARA INTENTAR EVITAR EL CAMBIO CLIMÁTICO?
  1. Cambiar las bombillas tradicionales de incandescencia por otras de mejor eficiencia energética (menor consumo). 
  2. Esto produciría una disminución de la emisión de gases contaminantes.
  3. Desconectar todos los aparatos eléctricos al dejar de utilizarlos, ya que, la gran mayoría de ellos, consumen energía aún estando apagados.
  4. Reciclar las basuras separando los residuos orgánicos de los inorgánicos.
  5. Evitar en lo posible la quema de residuos, con lo que contribuiríamos a disminuir las emisiones de CO2  y de otros contaminantes a la atmósfera.
  6. Plantar arboles. Estos respiran el CO2  que hay en la atmósfera, contribuyendo importantemente a su disminución.
  7. Usar más el transporte público o ir en bicicleta, con lo que evitaremos la emisión de gases contaminantes.
  8. Evitar la utilización de aerosoles, con lo que estamos evitando la emisión de “gases de efecto invernadero”.


Si seguimos estas simples medidas, estaremos contribuyendo a mejorar el Clima de nuestro Planeta y, consecuentemente, a la disminución del deshielo de las grandes masas glaciares. Todo ello ayudará a la recuperación de las condiciones naturales de nuestros Mares, y de las costumbres de su Fauna.

Gracias por contribuir a que pueda seguir practicando mi deporte favorito sin temor a que pueda terminar siendo devorado... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu comentario, ¡¡ gracias !!