lunes, 10 de diciembre de 2012

¿Sigue siendo el profesional autónomo un buen candidato para la oferta de seguros?

Por Miguel Ángel Blanca
Director Comercial
Previsión Mallorquina


El número de profesionales autónomos, como clientes en las carteras de corredores y agentes de seguros, ha sido durante años sensiblemente superior en proporción al número que estos mismos profesionales representaban en el conjunto de la sociedad. Por tanto, el trabajador autónomo, el profesional liberal o microempresario, ha constituido la base más sólida del negocio de particulares para buena parte de los mediadores y compañías de seguros de nuestro país.

El motivo es muy sencillo. A los riesgos personales y particulares que como cualquier otra persona necesitan asegurar, es decir, su vivienda, su automóvil, su salud o su vida, se suman los riesgos propios de su actividad profesional, es decir, su local de trabajo, responsabilidad civil, vehículo profesional, y su propia incapacidad temporal (Baja Laboral) como base para sustentar sus ingresos en el caso de que una enfermedad o accidente paralice su actividad profesional.

Previsión Mallorquina asegura de manera prioritaria profesionales autónomos, ya que nuestra especialización en los seguros de baja laboral, hace que sean este tipo de profesionales quienes necesiten una mayor protección, dadas las escasas prestaciones públicas para esta contingencia a través del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos tal y como ya se detallaba en el post de nuestra Comunidad del pasado 22 de octubre.
  
Por este motivo, por nuestra dedicación a los profesionales autónomos, en los últimos años nos suelen preguntar mucho: “¿Pero podéis vender seguros a los autónomos, con lo mal que lo están pasando?

Lo que viene a continuación es la explicación (creemos que bastante lógica) de porqué nuestros colaboradores, Corredores y Agentes SÍ VENDEN SEGUROS DE BAJA LABORAL DE PREVISIÓN MALLORQUINA, no solo a pesar de la crisis sino incluso y aunque pueda sonar paradójico a causa de la crisis.  Para explicar el porqué, damos respuesta a dos “falsos mitos” acerca de estos profesionales.

Primer MitoLa caída del número de autónomos es imparable

  • Realidad: El número de personas inscritas en el RETA a 31 de diciembre de 2008 era de 3.309.590 y el 31 de octubre de 2012 -última serie cerrada del año- 3.032.724, es decir, tras cuatro años sufriendo la mayor crisis económica de los últimos 80 años, el número de autónomos en nuestro país se ha reducido en poco más de 275.000 personas. No es un buen dato obviamente, pero es mucho mejor que la creencia general.

Segundo Mito:  Los autónomos no están para gastos”

  • Realidad: Lo cierto es que muy pocos, no solo los autónomos, están para gastos superfluos, sin embargo la percepción de los Seguros de Baja Laboral entre estos profesionales dista mucho de ser un gasto superfluo por estos motivos:
> Ciertamente en algunos sectores (construcción y derivados de la misma), los profesionales autónomos facturan cantidades sensiblemente inferiores a las de los años anteriores a la crisis. En muchos casos eso se ha traducido en reducciones de plantilla en sus microempresas, cuando no directamente a su vuelta como únicos trabajadores de la mismas, con lo cual su percepción del riesgo ante una baja laboral se ha incrementado notablemente. Ahora, sin empleados, si ellos no pueden hacer el trabajo por estar incapacitados a consecuencia de una enfermedad o accidente, pierden el total de su facturación.
    
> Una situación económica personal más ajustada favorece la “externalización” de los riesgos. En momentos de bonanza económica, algunos autónomos podían caer en el error de “autoasegurar” sus periodos de incapacidad, bien con sus propios ahorros (malgastando innecesariamente un esfuerzo que bien podría destinarse a otros fines) o incluso recurriendo al banco o la caja de ahorros habitual para solicitar una ampliación en la línea de crédito mientras permaneciera la situación que les impidiera generar ingresos. Resulta impensable que ahora un autónomo piense en gastar sus ahorros de meses o años para afrontar una situación que puede resolver contratando una póliza de seguro con un coste mensual entorno a los 40€. Y aún resulta mucho más impensable que  en estos días, busque la financiación para superar su periodo de Baja Laboral,  es decir, el periodo en el que precisamente no va a poder generar ingresos, en el banco o caja de ahorros.

> Muchos trabajadores por cuenta ajena que están perdiendo sus empleos se reciclan en trabajadores autónomos. Son profesionales que han tenido siempre la tranquilidad  que les ofrecía las prestaciones del Régimen General de la Seguridad Social, en caso de incapacidad temporal y que ahora sienten vértigo ante la posibilidad de caer enfermos o accidentados dadas las escasas prestaciones del RETA.

Por estos motivos los profesionales autónomos de nuestro país SÍ ESTÁN CONTRATANDO PÓLIZAS DE BAJA LABORAL.

Tan solo esperan que un profesional de la mediación les asesore correctamente sobre sus riesgos y sus preocupaciones, y  la manera, sencilla, de solucionarlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu comentario, ¡¡ gracias !!